El poder y la masa

El impulso más fuerte en nosotros es el del poder: ganarlo, tenerlo, exhibirlo, pues débil es la naturaleza del hombre y toda la mierda sobre la bondad y el amor al próximo nos aburren tanto que no sabemos si bostezar (de aburrimiento) o suprimir las arcadas de la sensación empalagosa de tanto escuchar las proclamaciones de “amémonos y respetémonos”… Débil es la naturaleza humana y el poder nos regala esta chispita que hace que el sol brille más fuerte y el cielo parezca más azul, como en los dibujitos, y nos sentimos invencibles y por eso magnánimos para con nuestros próximos: así es fácil amarlos. Y nos sentimos nobles, porque: ¿hay algo más dulce que sentir y flotar en su propia grandeza humana desde la altura de su pedestal? Y los mortales… bueno, ellos necesitan venerar, suplicar a los que pueden besar las manos y los piés en muestra de gratitud y llamar “Dios”. Y a los que pueden mandar a la hoguera en cuanto se aburran o en cuanto aparezca el siguiente salvador. Así de (im)previsible y caprichosa es la masa que da a luz a sus héroes y los asfixia. Uno no puede sin el otro: Se odian a muerte y se necesitan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.